¿Cómo sembrar ?

¿Cómo sembrar ?

Dónde sembrar.

La mejor forma de sembrar tus semillas germinadas son en pequeñas macetas de no más de 10 centímetros de diámetro, o en su mejor condición sembrar en semilleros.

Para acondicionar el nuevo hogar de las semillas, primero hay que acomodar el nuevo lugar, se sugiere poner pequeñas piedras en el fondo del semillero o maceta, lo cual ayuda a que no se junte barro en el fondo del recipiente, y el exceso de agua pueda escurrir sin problemas, además de airear el sustrato de forma correcta, estimulando el crecimiento de raíz y de la plántula.
            Como segunda parte debes escoger el mejor sustrato para poder sembrar tus semillas, es recomendable escoger un sustrato suave y esponjoso; la tierra de coco mezclado con perlita es una buena opción para generar una tierra fértil para el crecimiento de la planta (recordar que en las primeras 3 semanas, la planta no necesita fertilizantes ni abonos). Debes llenar tu lugar de siembra hasta la ¾ parte de su totalidad, a partir de este momento el sustrato debe mantenerse húmedo hasta que la planta desarrolle sus primeras hojas verdaderas, recuerda que las primeras hojas que salen de la semilla son llamadas cotiledones y no son consideradas como hojas verdaderas, luego del segundo nudo de hojas comienza el verdadero desarrollo de la planta.

Con la ayuda de un lápiz hacer un agujero en el centro de la maceta a una profundidad de 0,5 cm, es aquí donde se pondrá la semilla germinada, poniendo su raíz hacia abajo y la cáscara de la semilla hacia arriba. Luego tapar con una ligera y compacta capa de sustrato, finalmente con un roceador pulverizar la tierra para mantenerla húmeda pero no empapada. El hacer el riego con pulverizador y no riego directo evita que el chorro de agua arrastre la semilla más al fondo de su lugar de siembra, por eso es recomendable pulverizar la planta hasta que comience un desarrollo fuerte y saludable.

Es importante mantener estas pequeñas macetas o semilleros en un lugar cálido y sin luz directa, ya que si consideras plantar en exterior debes cuidar la exposición solar directa al menos en las primeras 3 semanas de vida desde la siembra de la planta. En cambio, si tu cultivo es en interior, debes ser cauteloso en la distancia entre la plántula y el foco de la carpa, para evitar un estrés innecesario.

Una vez que el desarrollo de la planta muestre sus verdaderas hojas, está lista para pasar a la siguiente fase de crecimiento vegetativo. Si cultivas en exterior, es aconsejable, esperar de 15  a 25 días antes de trasplantar a una maceta más grande. En cambio, si tu cultivo es interior, el desarrollo será más rápido y elevado, ya que las condiciones ambientales son controladas estratégicamente para vitalizar y ayudar a un desarrollo rápido de la planta.

Se recomienda hacer 2 transplantes a macetas más grandes antes de la etapa de floración para potenciar el crecimiento y vigor de la planta.

Como conceptos comunes y de interés para el correcto cuidado y desarrollo de la planta, el sustrato debe de ser turboso, con buena aireación, un pH de 6,5 y un nivel de fertilización preferentemente bajo.

Posted on 10-08-2017 by http://bit.ly/2vlZLGj Consejos de cultivo 0 374

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.
Prev
Next